diciembre 8, 2021

Aumenta el uso de tarjetas de crédito de los estadounidenses pobres a medida que se agotaron sus ahorros

Más de $ 2 billones en ahorros de «exceso de efectivo» repartidos uniformemente entre la población de los Estados Unidos cortesía de los billones de Biden, no fue más que una quimera falsa: como mostramos entonces al observar las tenencias de efectivo (depósitos verificables y moneda) del 1T20-1T21 a través de la distribución del ingreso, El 65% del exceso de efectivo (efectivo acumulado por encima del nivel del 4T19) se mantiene entre el 20% superior, mientras que solo el 35% se distribuyó en todo el 80% inferior (el 80% superior tiene ~ $ 1.4tn en exceso de ahorro y el 80% inferior tiene ~ $ 800 mil millones).

Y a la luz del reciente ritmo febril del gasto del consumidor entre el 80% inferior, también dijimos que se habían gastado mucho, si no todos, estos ahorros en efectivo.

De la noche a la mañana, Bank of America lo confirmó indirectamente.

Al observar sus últimos datos de gasto en deuda y automóviles de crédito, la economista jefe de BofA, Michelle Meyer, observó que está pendiente de tarjetas de crédito entre la cohorte de ingresos más bajos se ha disparado con una tasa de crecimiento del 23% en un período de 2 años, frente al promedio de verano del 15%.

Y, obviamente, con los consumidores aumentando su cobro, significa que sus cuentas bancarias (donde se encontrarían esos míticos excesos de ahorro) este aumento en el gasto con tarjeta de crédito se ha realizado a expensas del crecimiento del gasto en tarjetas de débito, que se ha desacelerado notablemente en las últimas semanas.

Según Bank of America, esta creciente dependencia de las tarjetas de crédito refleja «la pérdida de apoyo alos ingresos por la expiración de los beneficios de desempleo (UI) que ha impactado desproporcionadamente a la población de bajos ingresos». De hecho, los beneficiarios de UI en la cohorte de ingresos más bajos redujeron el gasto de manera significativa, con la tasa de crecimiento de 2 años cayendo al 11% desde el 31% antes del vencimiento a principios de septiembre.

Y si bien puede que no esté directamente relacionado con el aumento de los ahorros de los consumidores, BofA también destaca otra observación curiosa, una que mencionamos la semana pasada: como muestra el gráfico a continuación, ha habido una creciente división entre las tendencias de gasto en todo el país. Entre los más fuertes se encuentra Florida, donde el gasto total en tarjetas ha subido alrededor del 25% en un período de 2 años. Esto contrasta con CA y NY, por ejemplo, con un crecimiento del 20% y el 18%, respectivamente, durante un período de 2 años para el gasto total de la tarjeta.

BofA ve una brecha particularmente significativa entre NY y FL cuando se trata de gastar en servicios de entretenimiento o restaurantes / bares. Por ejemplo, en Nueva York, el gasto en restaurantes y bares ha subido un 14% en un período de 2 años y un 8% menos para entretenimiento. Pero en FL, el salto es del 24% y el 25% de crecimiento a 2 años, respectivamente, para restaurantes / bares y servicios de entretenimiento.

Please follow and like us:
Pin Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
Telegram