Cambio en el banquillo del FC Barcelona

Tras el descalabro en Champions ante el Bayern de Munich 2-8 quedó claro que el club había tocado fondo. Las palabras con dureza de uno de los capitanes Gerad Piqué, dejó latente que la plantilla no estaba cómoda con esta situación, el catalán exigía un cambio de rumbo por parte del club, hasta puso su ficha a disposición de la directiva.

Oscuro horizonte para el club culé, que con una economía tocada, con una plantilla descompensada y con jugadores que ya dieron lo máximo que podían dar, necesita una reforma con profundidad, un cambio total, para enderezar el rumbo de un club, que no pasa sus mejoras horas.

Es que el futuro del Barcelona podría ser peor, con una liga sin público, con una plantilla inasumible en el fútbol post covid, un recorte de ingresos y con jugadores que no dejarán el dinero que la directiva tenía previsto en sus arcas, altas fichas que impiden la construcción de un nuevo Barcelona.

Lo más obvio es la destitución de Quique Setién, que es un invitado de lujo al desmoronamiento de un club que ha cautivado al mundo, un tipo de juego que será recordado durante mucho tiempo, pero el mundo del fútbol no vive del recuerdo, vive del día a día y ese es obtener resultados y más en un club de los grandes como el FC Barcelona, necesita títulos y esta temporada la pasará en blanco.

El presidente Bartomeu ha tenido que tomar decisiones, veremos que de acertadas son, lo primero es el cambio de técnico, que tiene previsto ser un ex jugador blaugrana, Ronald Koeman. Otra de las decisiones que tendrá que tomar el todavía presidente culé es si adelanta las elecciones, tiene toda la pinta de que Bartomeu, aguantará todo su mandato, hasta el año que viene, donde en Marzo se buscaría un relevo a la presidencia del club.

RSS
Follow by Email