El Celta no pudo contra un Barça con 10

El estado de Abanca Balaídos no se le daba bien a los culés y parecía que con la tromba de agua y rachas de viento por la tormenta Álex hacían presagiar que el Celta tendría ventaja en el partido de la noche del jueves, pero un joven Ansu Fati apareció para desnivelar la contienda, con una rapidez que le caracteriza, hizo el primer tanto en el minuto 11, lo que hizo a los hombres de Oscar cambiar todo lo que habían planteado, el equipo catalán, tocaba y tocaba y parecía que se topaba contra un muro, era un golpeo insistente, donde recordaba al Barcelona de otros años, rapidez en el toque, cambios de banda, y muchísima posesión, que terminó para los culés en un 56% al final del partido, caba salientar la expulsión por doble amonestación del Lenglet, una primera muy rigurosa, por no decir inexistente y la segunda muy justita, increíble dejar a un equipo con diez por estas decisiones arbitrales.

Pero esto no lo aprovechó el Celta, que sólo veía en Aspas la única forma de hacer daño al Barcelona.

En esto apareció Messi, con una gran jugada personal, tuvo la fortuna del defensa olívico para que su tanto subiese al marcador, aunque lo único que hizo fue cambiar de palo, porque Messi ya había visualizado el gol en el otro palo.

Cambios en los locales, que no hicieron absolutamente nada, un Celta que va por los derroteros de la temporada pasada, un equipo que tiene Aspas dependencia y que o ficha o las va pasar muy mal en esta competición.

Ya en el tiempo añadido Sergi Roberto subió su tanto al marcador para dejar en un claro 0-3 en un Barcelona que presenta muy buena pinta y que muestra sus credenciales para ganar esta liga, un equipo renovado el de Koeman, donde vuelve al juego combinativo, rápido y que puede ser el próximo campeón de liga, si el vestuario está unido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email