Novedades para los autónomos

En vistas de una nueva ola del Covid, millones de autónomos están preocupados de lo que deparará el presente y más inquietante el futuro. Miedo a nuevos confinamientos, a nuevas restricciones y como se irá desenvolviendo la actividad comercial para sus negocios, parece que esta semana será clave para conocer el futuro de las medidas más importantes para los autónomos: los ERTE y el cese de actividad.

El Gobierno sigue negociando con los agentes sociales ambas ayudas que terminarán oficialmente el 30 de septiembre. Posiblemente, se extiendan tanto los expedientes como la prestación de los autónomos, hasta final de año, como mínimo, hasta que se vea una recuperación económica, dado que todavía no hay una fecha para la posible vacuna, que sería la mejor forma de que todo volviese a la normalidad.

Lo que es sabido y seguro es que a final de mes terminan la mayoría de las ayudas por cese de actividad que se pusieron en marcha  a partir de junio para los autónomos. El Gobierno extendió esta medida centrada en tres perfiles: aquellos que hubieran experimentado grandes caídas en su facturación, los que estuvieron acogidos al antiguo cese de actividad extraordinario durante los meses de estado de alarma y los autónomos con negocios “de temporada”. 

A día de hoy, la única de estas tres ayudas que es seguro que seguirá en marcha más allá de septiembre es el cese de actividad para los conocidos como “autónomos de temporada”, cuya prestación termina a final de octubre. Sin embargo, a partir de este mes, dejarán de estar en vigor tanto el nuevo cese de actividad para autónomos con fuertes caídas de ingresos como las exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social de aquellos trabajadores por cuenta propia que en su momento estuvieron acogidos al cese de actividad extraordinario. 

Seguridad Social cobrará el 75% de la cuota este mes

El 30 de septiembre, alrededor de 1,4 millones de autónomos que estuvieron acogidos a la prestación extraordinaria tendrán que pagar su cuota casi al completo. 

La Seguridad Social cargará a finales de este mes en la cuenta de estos autónomos el 75% de la cuota que les correspondería.

Los autónomos pagarán, al menos, 214 euros de cuota

Los que se beneficiaron durante el estado de alarma de la prestación extraordinaria pudieron acceder de forma automática, sin necesidad de presentar ninguna solicitud, a exoneraciones en sus cuotas a la Seguridad Social. Casi un millón y medio de autónomos estuvieron exentos de pagar sus cotizaciones el pasado mes de julio. 

Sin embargo, estas exoneraciones son decrecientes y en agosto los autónomos ya tuvieron que empezar a pagar parte de su cuota a pesar de que, para muchos, la situación seguía siendo muy difícil. Mientras que en julio estuvieron exentos al 100% del pago de sus cotizaciones, la exención prevista para agosto fue de un 50% y este mes de septiembre ya será sólo de un 25%. 

Un autónomo que esté por la base mínima -que actualmente es de 286,15 euros al mes- deberá pagar a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) el próximo 30 de septiembre 214,6 euros, correspondientes al 75% de su cuota. 

Finalmente, el mes que viene, ya no habría más exoneraciones y los autónomos tendrían que pagar su cuota al completo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en octubre sí podrían entrar en vigor los posibles acuerdos que alcancen las organizaciones representativas de los autónomos con el ministro Escrivá y, por tanto, podría haber alguna ayuda que permita a determinados autónomos ahorrarse el coste de sus obligaciones con la Seguridad Social.

El Gobierno estudia reestablecer la prestación extraordinaria

De hecho, las principales asociaciones representativas del colectivo presentaron la semana pasada al Gobierno una batería de propuestas para proteger a los autónomos más allá del 30 de septiembre, entre las que se encuentra la vuelta de la antigua prestación extraordinaria en caso de rebrote que llevaría aparejada, como sucedió durante el estado de alarma, una exoneración de las cuotas.

Esta “prestación no contemplaba prácticamente ningún requisito respecto al acceso, no agotaba el tiempo de prestación por cese de actividad y respondía a dos causas: la caída de la facturación superior al 75% o la fuerza mayor, es decir, que te prohibiesen ejercer tu actividad. Cosa que ya está pasando en algunas actividades muy concretas y que se va a ir ampliando a muchos otros sectores de aquí a muy poco tiempo”, explicó Celia Ferrero, vicepresidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Para la Federación, volver a reactivar esta prestación que ayudaría a más de un millón de autónomos “que están en el alambre” no sólo es necesario sino que también sería viable. Según Lorenzo Amor, presidente de ATA, esto tendría un coste para las arcas públicas de 1.000 millones al mes. En total serían 3.000 hasta fin de año. Gasto que, para los expertos, es muy pequeño si se comparara con el impacto económico que ocasionaría el cierre de miles de negocios que no podrán aguantar más tiempo sin ayudas.

Además, desde ATA también trasladaron al Gobierno la necesidad de extender la prestación por cese de actividad a partir de octubre introduciendo algunas mejoras como que se ponga “el contador a cero” para los que ya están acogidos y que también se extienda a los que no cumplan el “periodo mínimo de cotización o estén en pluriactividad”.

Al parecer, ésta y las demás propuestas trasladadas al Gobierno tuvieron buena acogida. De hecho, el presidente de ATA aseguró a través de sus redes sociales que continúan las negociaciones y que “hay voluntad de renovar las ayudas. Esperemos que en los próximos días haya un punto de encuentro que nos satisfaga a todos y se extiendan las ayudas a todos los autónomos que en estos momentos las están necesitando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email