Álex Bergantiños defiende su honor

La imagen más insólita la hemos podido ver en A Coruña, cuando el pasado 5 de agosto por la mañana, mientras atendía amablemente como es habitual en el capitán del club herculino,a unos periodistas, mientras su familia, mujer e hijas esperaban en un parque colindante a su hogar, era sorprendido por dos agentes del Centro Nacional de Policía de Integridad en el Deporte y Apuestas y le llevaron a las instalaciones policiales del cuartel del Lonzas, en A Coruña, donde se le fue confiscado su teléfono móvil. Hasta ahí todo puede parecer algo normal, bueno pues resulta que dichos agentes se habían desplazado desde la capital de España durante toda la noche por un audio que grabó en el grupo de whatsapp del equipo, red privada, tratando de motivar a los compañeros para jugar el partido al que calificó como “paripé” dado que al Deportivo se le había privado de jugar en igualdad de condiciones con los demás equipos y estaba ya descendido, esa palabra, “paripé” dio a entender a algún iluminado de que estaba amañando el partido, algo que ha habido sobreseimiento y archivado por el juzgado, dado que no ve indicios de delito.

Álex Bergantiños presentó en el juzgado una denuncia contra los agentes que lo detuvieron, la denuncia es por detención ilegal.

El juzgado de instrucción número 1 de A Coruña, emitió un auto para cuestionar la actuación policial cuando no había evidencia de que el jugador quisiese manipular el resultado de un partido de fútbol. El documento emitido por la jueza hizo hincapié en la necesidad de que la policía debe de tener “más cuidado” a la hora de utilizar los recursos públicos “y no malgastarlos en asuntos sin relevancia como este”.

El jugador que llevaba casi dos semanas sin su dispositivo móvil, modelo Iphone 8, su abogado solicitó la devolución de dicho dispositivo y la respuesta fue como un desafío al juzgado de A Coruña, no se podían malgastar recursos públicos con el envío. El dispositivo móvil tuvo que ser recuperado por un familiar de Bergantiños que se desplazó a recogerlo a la capital de España.

En la misiva reclaman también que se abra una investigación sobre la actuación del excomisario Florentino Villabona, “por si hubiera utilizado a funcionarios policiales para su uso como integrante de una institución privada”. Villabona fue comisario general de Seguridad Ciudadana y ocupó un puesto destacado en el escalafón policial antes de que, ya jubilado, en junio de 2018 aceptase una oferta de LaLiga para dirigir su departamento de integridad y seguridad.

Según fuentes próximas al caso, tanto la Unión Federal de Policía como otro sindicato policial barajan sumarse a la denuncia del capitán del Deportivo y personarse en el caso.

Fuente de la información : Diario EL PAÍS