AÑO PARA ¿OLVIDAR?

Creo que todos estamos de acuerdo si decimos que jamás olvidaremos el año que está a punto de finalizar. El 2020 quedará para siempre en nuestra memoria, ha sido un año muy duro en lo personal para todos, la pandemia que nos sorprendió y que aún estamos padeciendo ha marcado un punto de inflexión en nuestras vidas. Las mascarillas, los geles hidroalcohólicos y el distanciamiento social se han instaurado en nuestro día a día y parece que van a seguir acompañándonos durante un tiempo.


En lo deportivo tampoco va a ser un año que olvidemos, finalizábamos 2019 hundidos en lo social y en zona de descenso a 2ªB, sin embargo un cambio en el consejo de administración y la vuelta de Fernando Vázquez al banquillo nos hacía albergar esperanzas de cambio de rumbo. Durante los primeros meses del año se cumplieron las expectativas, el Equipo enlazó una racha increíble de victorias consecutivas que nos hizo remontar puestos en la clasificación, saliendo de los puestos de descenso. Llegaron varios tropiezos, el Equipo parecía ir perdiendo gas, pero a pesar de esto en la jornada 38 , a tan solo cuatro de terminar la temporada, estábamos a 4 puntos (cinco realmente por tener el gol-average ganado al Oviedo) de la zona roja. A partir de ahí llegó el desastre, tres derrotas consecutivas frente al Málaga, un Extremadura ya descendido en Riazor y el Mirandés que no se jugaba nada nos hacía llegar a la última jornada en puestos de descenso no dependiendo de nosotros mismos.


El Club y la afición apelaron a la historia, a la épica permanencia del año 1988 con el gol de Vicente en el último minuto frente al Racing de Santander, todo estaba preparado para que se consumara la hazaña. El rival, el Fuenlabrada se jugaba entrar en la promoción para ascender a primera división, viajó a A Coruña con varios jugadores y miembros del staff enfermos por el Covid y solo a falta de un par de horas para el comienzo del partido lo hicieron público. Lo que vino después ya es sabido por todos. Se aplazó únicamente este partido, adulterando claramente la competición, Albacete y Lugo ganaron sus partidos que descendían al Club coruñes al pozo de la segunda división B. Vinieron manifestaciones, recursos, demandas, mediaciones, etc., pero nada hizo cambiar de postura al Presidente de La Liga. Al menos se destaparon muchas actividades, digamos sospechosas, del club madrileño, con vinculos constatables e interesados con Javier Tebas.

A pesar del descenso a una categoría no profesional, muchos jugadores decidieron continuar, otros viejos conocidos regresaron y así empezamos de nuevo nuestra andadura por la 2ªB, con el objetivo único de ascender.


El equipo no ha cosechado malos resultados hasta la fecha, de hecho está en segunda posición en la tabla, sin embargo, no termina de arrancar, Fernando Vázquez empieza a estar cuestionado ante el mal juego del equipo, que no es capaz de generar ocasiones, se muestra con una propuesta rígida, tanto de planteamiento como de jugadores. Con el parón navideño espera poder trabajar un poco más en el aspecto ofensivo y que el juego muestre más fluidez a la hora de atacar.


Este es el panorama actual, de dónde venimos y dónde estamos. Por el camino estuvo la ampliación de capital en la que Abanca se convirtió en máximo accionista del Deportivo, pero que le permite ver con tranquilidad el futuro económico más inmediato.


Desde DeporSempre deseamos a todos los lectores una feliz navidad y que el 2021 sea un estupendo año, tanto en lo personal como para el Club en lo deportivo.